Dedicaremos este artículo a hacer una breve reflexión sobre las fórmulas rituales y las convenciones tipográficas típicas de los contratos anglosajones. Dichas fórmulas son muy habituales en ciertas secciones, como el encabezado o la conclusión, aunque también pueden aparecer en otras partes del contrato y suelen presentar, además, ciertas convenciones tipográficas (como la negrita y las letras mayúsculas) que no son habituales en nuestra lengua.

Agreement with Diplomatic Academy of Uruguay 02

La regla general

Es importante tener en cuenta que estas convenciones tipográficas no son más que eso, convenciones, fórmulas tradicionales que perduran en este lenguaje de especialidad pero que no tienen implicaciones jurídicas ni aportan, la mayoría de las veces, ningún significado especial. Tan solo sirven para marcar con claridad el inicio o el final del apartado en cuestión y dar paso al siguiente.

Los lingüistas españoles señalan que, como norma general, el traductor debe conocer las convenciones ortotipográficas de la lengua fuente y adaptarlas a las de la lengua meta. Ésta es la razón por la cual no tenemos obligación de reproducirlas en nuestra traducción. La única excepción a esta regla sería la de que dichas convenciones tuvieran transcendencia en cuanto al significado o la interpretación del contrato, cosa que no ocurre la mayoría de las veces.

Veamos, como ejemplo, el caso de las fórmulas de conclusión o cierre del contrato.

Fórmulas de conclusión

Tras la parte dispositiva del contrato, en la que las partes han dejado por escrito todos los acuerdos a los que han llegado, viene la conclusión y el cierre del mismo. En esta parte se suele emplear alguna fórmula ritual característica como la siguiente:

IN WITNESS WHEREOF, the parties hereby sign this Agreement in the date and place first above written.

Es importante conocer que los contratos españoles suelen también incluir otras fórmulas similares, pero sin emplear casi nunca letras mayúsculas ni la negrita en el comienzo de la frase.

Estas fórmulas, al igual que las que las que suelen aparecer en el encabezamiento o en el preámbulo, no cumplen ninguna función importante más que la de dar por cerrado el contrato y, por tanto, podemos emplear para su traducción otra fórmula similar de los contratos españoles, como:

Las partes manifiestan su conformidad con el presente Contrato y a tal efecto lo firman en el lugar y la fecha indicados en el encabezamiento

No tenemos que imitar el uso de la negrita ni de las letras mayúsculas pues, en este caso, no aportan nada al contenido.

Veamos otra versión de esta fórmula de cierre y nuestra propuesta de traducción:

In witness whereof, the Parties have duly executed this Agreement in two originals in the place and on the date first above written. Y en prueba de cuanto antecede, las Partes suscriben el presente Contrato, en dos ejemplares y a un solo efecto, en el lugar y fecha señalados en el encabezamiento.

Tras la fórmula de conclusión suele aparecer lo que se denomina como bloque de firmas (signature block), y que no presenta demasiados problemas a efectos de traducción.

Fuentes:
A. Borja Albi (2000). El texto jurídico inglés y su traducción al español. Barcelona: Ariel Lenguas.Bibliografía empleada
:

R. Mayoral (2007). Comparación de los contratos en inglés y en español como ayuda al traductor. Papers Lextra [revista electrónica] núm. 3, pp. 55-61.

J. R. Eugenio Galván y K. Socorro Trujillo (2013). Tratamiento de las discrepancias ortotipográficas inglés-español. Revista Nebrija de Lingüística Aplicada, núm. 13 (2013), (número especial – Actas de Congreso).

 

 

 

Coming Soon!!

Imagen_para_cv

La primera edición del curso sobre contratos anglosajones está completa.

Apúntate a nuestra lista de espera y sabrás antes que nadie cuándo abriremos la próxima edición (plazas limitadas).

Powered by ConvertKit