Archive - November 2000

Comparte






Traducir o no traducir «Trust», esa es la cuestión

El trust es, probablemente, uno de los conceptos jurídicos más complejos y escurridizos de los desarrollados por los países del common law. Su traslación al Derecho español plantea no pocas dificultades a los juristas y numerosos quebraderos de cabeza a los traductores. Los negocios jurídicos desarrollados en torno a esta institución son tan variados que también dan lugar a muchos problemas de reconocimiento y legislación aplicable cuando afectan a bienes o personas radicadas en España.

Hace algo más de un mes tuvimos que enfrentarnos nuevamente a la difícil cuestión de cómo trasladar este término al español. El problema nos vino planteado una joven abogada, cliente habitual y muy versada en la materia, que necesitaba traducir un dictamen legal sobre la legislación aplicable (Certificate of Law) en el Reino Unido a un tipo específico de trust, concretamente un «Trust of Land», del que hablaremos en un futuro artículo.

Read More

El «Trust» (II): elementos

Hemos definido el Trust como un conjunto de bienes (assets o property) que constituyen un patrimonio afecto a un fin determinado por la voluntad de la persona que lo constituye (settlor). O también, como la obligación, legalmente vinculante, de una persona (el trustee), de administrar una determinada propiedad a favor de un tercero o terceros (el beneficiary).

En estas dos definiciones encontramos ya los elementos y figuras principales que intervienen en esta institución. A continuación las vamos a analizar con más detalle: Read More

El «Trust» (I): definición y origen histórico

El Trust es un negocio jurídico privado, propio de los países del Common Law, utilizado para la trasmisión de bienes o derechos de una persona a otra para que esta última los administre en su nombre y en beneficio de un tercero o terceros. También podemos definir el Trust como el conjunto de bienes que constituyen un patrimonio afecto a un fin determinado por la voluntad de la persona que lo constituye. El concepto ha sido desarrollado extensamente por los tribunales de equidad de dichos países, de forma que hoy engloba una gran variedad de negocios jurídicos diversos bajo este mismo esquema.

A pesar de que sus orígenes pueden hallarse en el fideicomiso del derecho romano, es en el siglo XII, durante la época de las cruzadas, cuando comienza a desarrollarse en Inglaterra. La razón se encuentra en el interés de los nobles y caballeros que partían a Tierra Santa para luchar en las cruzadas por proteger sus bienes y asegurar el disfrute de los mismos por parte de sus familiares. Para ello, el caballero depositaba su confianza (trust) en otra persona a la que encomendaba la gestión y administración de sus bienes en favor de su esposa y sus descendientes. Así, estos últimos podían disfrutar de dichos bienes en su ausencia o en caso de su fallecimiento. Es necesario recordar que dichos familiares no disponían entonces de la capacidad jurídica necesaria para ser titulares de dichos bienes por sí mismos. Los tribunales del Common Law, sin embargo, no reconocían dicha institución, por lo que fue la Court of Chancery, la encargada de aplicar normas basadas en la Equidad, la que comenzó a regular esta materia.

Mediante la institución del Trust se empieza a reconocer en el mundo anglosajón una especie de propiedad compartida entre el legítimo dueño o legal owner (el trustee), quien actuará con la misma capacidad que el dueño original, y sus beneficiarios (beneficiaries). Esta división de la propiedad, sin embargo, no resulta extraña dentro del Common Law, ya que, en dicha época, el único dueño reconocido de todas las tierras y propiedades del reino era el propio rey. Éste podía conceder a sus súbditos un derecho de uso y disfrute sobre las mismas y la facultad de poder dedicarlas a diversos fines. De esta forma, se reconocía legalmente la anterior distinción entre propietario y beneficiario.

Debido a sus particulares orígenes históricos y a su posterior desarrollo, el Trust está considerada como una de las instituciones jurídicas más genuinas y singulares de los sistemas legales anglosajones (Reino Unido, Estados Unidos o los países de la Commonwealth). Su utilización es muy frecuente dentro del Derecho de familia y sucesiones, pero también, cada vez más, dentro del Derecho mercantil, aplicándose a productos financieros tales como fondos de pensiones o de inversiones, cuentas en plica (escrow), mutualidades, etc. Por el contrario, su aplicación en los países del Derecho continental es muy escasa, con la excepción de Holanda y una serie de países considerados como paraísos fiscales.

Entradas relacionadas:

El Trust (II): Elementos.

Traducir o no traducir Trust: esa es la cuestión.