Llegando al final del año, nos apetece hacer un pequeño balance de todo lo que hemos vivido en este periodo y compartirlo con nuestros lectores, clientes y amigos. Y es que, este año ha sido muy especial para nosotros. Esperamos no defraudar a nuestros lectores, acostumbrados a encontrar en este blog artículos más «sesudos» sobre nuestra especialidad: la traducción jurídica.

Nuestra página web y nuestro blog

El final 2012 marca también el primer aniversario de nuestra página web y de nuestro blog, así como de nuestra presencia en redes sociales. Con un solo añito de vida, la página y el blog que alberga han sido visitados por algo más de 10.000 personas. Tal vez no sea una cifra demasiado elevada, pero supera con mucho nuestras expectativas más optimistas dado lo específico de nuestro trabajo.

Redes sociales

Las redes sociales nos han ayudado también a hacernos un huequito en el panorama traductoril de habla hispana. A finales de 2011 pusimos en marcha la cuenta de Twitter @traduccionjurid y, unos meses después, esta página en Facebook. Una de las cosas que más nos han impresionado ha sido lo activa que es la comunidad de traductores en las redes. Y, todavía no podemos creernos el desarrollo que ha tenido nuestro Twitter. Si alguien nos hubiera dicho hace un año que ahora tendríamos algo más de 900 seguidores seguramente le hubiéramos preguntado qué se había tomado.

Entre los muchos followers que nos honran con su presencia queremos hacer una mención especial a los alumnos de Documentación Aplicada a la Traducción de la Universidad de Salamanca (los «DAT_»). ¡No sabéis la suerte que tenéis de poder compartir conversaciones con profesionales en activo del que será vuestro sector de trabajo en unos años! No lo decimos por nosotros, naturalmente, sino por la gran cantidad de traductores que comparten, debaten y enseñan todos los días cosas interesantísimas sobre su trabajo y sobre nuestra profesión. Nosotros aprendemos de ellos muchísimo cada día. ¡Lo que hubiéramos dado por tener algo parecido a Twitter cuando estudiábamos Derecho! allá por la era mesozoica (bueno, los años noventa).

Nuestros colegas

Gracias a estas dos redes hemos entrado en contacto, en la distancia, con un montón de colegas y magníficos profesionales. Pero también hemos tenido la suerte de conocer en persona a algunos de ellos como a Alicia Martorell, Luisa Calatayud, Margaret Clark, Xosé Castro, Isabel García Cutillas, Pedo Satué, Darío G. Imirizaldu, Clara Guelbenzu, Manuel Saavedra y seguro que nos dejamos a unos cuantos: perdón. Con algunos ya hemos tenido la oportunidad de colaborar en diferentes proyectos y a otros les hemos podido referenciar a clientes potenciales que no podíamos atender. También, gracias a Twitter, y con la ayuda inestimable de Pablo Mugüerza y Judith Carrera, hemos comenzado una serie de reuniones de traductores en Valladolid (#Tratuipucela) que nos han servido para pasar muy buenos ratos tapeando por nuestra ciudad en compañía de colegas del gremio.

Echaremos de menos, sin embargo, a algunos excelentes profesionales a los que nos quedaremos con las ganas de conocer en persona, como a Miguel Llorens (D.E.P.), cuyo repentino fallecimiento nos sobrecogió a todos.

El congreso de Asetrad en Bilbao

Durante el mes de abril participamos en el congreso que Asetrad celebró en Bilbao. Allí conocimos a muchos de los ya citados y nos sorprendió que algunos nos conocieran ¡por la foto de Twitter! Poco después de volver nos asociamos y estamos encantados de pertenecer a un grupo tan activo y con tanta personalidad. Esperamos poder aportar un poquito de lo que sabemos a esta magnífica asociación a través de algún artículo (que posiblemente saldrá en el próximo número de La Linterna) y del taller de formación que estamos preparando para el próximo congreso.

La parte económica

Si la parte «social» de nuestro trabajo, nueva para nosotros, ha sido muy activa y gratificante, no lo ha sido menos la parte puramente profesional y económica. A lo largo de 2012 continuamos nuestra tradicional actividad comercial mandando cartas, haciendo llamadas y visitando a clientes potenciales. Pero, si en años anteriores habíamos sido capaces de conseguir entre ocho y nueve clientes nuevos por año, éste hemos tenido la suerte de llegar a 14 nuevos clientes directos y cuatro agencias que se han dirigido a nosotros. Estamos seguros de que este incremento tan notable se debe a la aportación de nuestra actividad social, a la página web por donde han venido algunos de ellos, y a la actividad en redes sociales que ha dado lugar a algunos de los proyectos más interesantes que abordaremos en 2013. Parece que las redes sociales sí sirven para captar clientes, en contra de lo que nosotros mismos pensábamos tan solo hace un año. Tenemos que reconocer que nuestra confianza en estos medios como fuente de negocio era más bien escasa y comenzamos nuestra actividad en ellos con un cierto grado de escepticismo. Afortunadamente, nos equivocamos.

Nuestra facturación ha aumentado también un 18 % y, lo más importante, hemos incrementado un 5 % nuestra rentabilidad por hora trabajada, a pesar de las fuertes presiones sobre los precios a las que no hemos sido inmunes (esta frase nos ha quedado que ni sacada de una crónica macroeconómica, ¿eh?).

Nuevos proyectos para 2013

Pero, a lo largo de este año también hemos trabajado en la sombra en algunos proyectos que desarrollaremos a lo largo del próximo y que nos hacen mucha, mucha ilusión. Probablemente, a lo largo del primer trimestre de 2013, Cálamo & Cran comenzará a ofrecer un curso de traducción jurídica y económica en línea, de tres meses de duración, que tendremos el honor de impartir. Conocer este año a la gente de Cálamo ha sido toda una suerte, y que hayan confiado en nosotros para impartir este curso una gran satisfacción. Es un equipo de gente encantadora con la que hemos conectado muy bien y estamos deseando empezar a trabajar. Esperamos que el curso sea todo un éxito. También, como hemos adelantado antes, impartiremos en el mes de septiembre un taller presencial sobre traducción de contratos ¾nuestra especialidad¾ dentro del X congreso que Asetrad celebrará en Toledo. Otra magnífica oportunidad que nos brinda la asociación. Esperamos no defraudar, aunque tres horas seguidas de curso asustan un poco. Por último, y sin salir del campo de la docencia, podemos adelantar una gran primicia: es muy posible que empecemos a colaborar con una conocida universidad española impartiendo dos asignaturas de un máster en traducción. La llamada se produjo hace apenas unos días, por lo que todavía faltan algunas cosillas por concretar, pero la oferta es enormemente tentadora, de esas que no se pueden rechazar. Os daremos más detalles en cuanto sea posible.

No podemos decir sino que ha sido un buen año para nosotros. Aunque cueste admitirlo en medio de tanta crisis y entre tanto sufrimiento de familiares y amigos muy cercanos que este año han perdido su trabajo. En fin, no todo va a ser malas noticias. Puede que algo hayamos hecho bien, pero también es cierto que nuestro sector se encuentra experimentando una fuerte expansión que, posiblemente, durará todavía algunos años. Lo cual es una suerte en estos tiempos que corren. Somos conscientes también de que la jurídica es una especialidad que, dentro del sector de la traducción, está creciendo con fuerza y, al mismo tiempo, está evolucionando hacia la búsqueda de profesionales cada vez más preparados, dada la complejidad de los textos y de las materias que aborda. En este contexto, nuestra doble formación en Traducción y Derecho nos ha permitido aportar un «plus» de calidad y conocimiento que nuestros clientes valoran y, más importante, pagan.

Todo esto ha hecho que el año que termina haya sido muy importante para nosotros. Si en 2012 decidimos salir de la cueva y abordar la parte social de nuestro trabajo, 2013 será el año de la formación. Esperamos poder abordar todos estos proyectos con acierto, humildad y un éxito parecido al que hemos tenido hasta ahora, disfrutando, eso sí, de cada nueva experiencia y de cada nuevo reto. Y os deseamos a todos nuestros lectores y amigos un magnifico 2013 lleno de oportunidades.