Descripción del Producto

A todo abogado con cierta experiencia se le ha planteado alguna vez la necesidad de presentar en juicio documentos extranjeros acompañando a una demanda. Cada vez son más los clientes internacionales que pasan por los despachos. Incluso, sin ser un abogado especializado en el ámbito internacional, es seguro que tendrás clientes que hacen negocios en el extranjero, o se casan, se divorcian, compran propiedades o reciben herencias en otros países. Cuando la cuestión se convierte en litigiosa surge el problema de cómo manejar la documentación probatoria redactada en diferentes idiomas. En este artículo publicado en la revista del CGAE te contamos cuál es la mejor forma de tratar estos documentos.