Diccionario de inglés jurídico: cause of action

¿Alguna vez te has encontrado con este concepto y has dudado sobre su traducción? ¿Será igual a claim, a grounds of action? ¿Tendrá algún equivalente en Derecho español? Te lo contamos todo en esta entrada.

¿Sabes lo que es una vaca sagrada?

Pues cause of action es una vaca sagrada del Derecho procesal.

Vamos a estudiar este concepto, que no suele entenderse bien, y te ayudaremos a traducirlo.

¿A qué esperas?

¡Vamos, sigue leyendo!

Entender el concepto

Lo primero que debemos hacer es entender bien a qué se refiere este concepto.

El diccionario Merriam-Websters lo define de una manera muy simple, pero muy clara, como: los fundamentos (the grounds) que legitiman al demandante a iniciar un proceso (that entitle a plaintiff to bring a suit) como, por ejemplo, la vulneración de un derecho (such as violation of a right).

Y también nos dice que este concepto comenzó a utilizarse en la lengua inglesa en el siglo XV.

Si queremos profundizar un poco más tenemos que acudir a nuestro querido amigo el Black’s Law Dictionary (8ª ed. 2004), el cual nos explica que cause of action es:

A group of operative facts giving rise to one or more bases for suing; a factual situation that entitles one person to obtain a remedy in court from another person.

Conjunto de causas operativas que dan lugar a que existan uno o varios fundamentos para pleitear; una situación fáctica que permite a una persona obtener de otra algún tipo de resarcimiento ante los tribunales.

Es verdad que hay cierto debate en la doctrina sobre este concepto y, en concreto, sobre cuáles son esos hechos o situaciones que conceden a alguien el derecho a iniciar un procedimiento judicial.

Se dice que puede tratarse de un derecho del demandante que ha sido vulnerado por el demandado; o de la amenaza o el riesgo de que se vulnere un derecho que el demandado puede proteger de forma preventiva; incluso puede tratarse de una situación en la que existen dudas sobre un derecho o deber; o que el derecho esté ensombrecido por la existencia de otro derecho opuesto y el demandante esté legitimado para solicitar que se clarifiquen.

Estos elementos fácticos, o hechos que dan lugar a la existencia de una cause of action, pueden estar previstos en la Constitución del país, en una ley o norma administrativa, o pueden encontrar su origen en el precedente judicial.

Uso incorrecto

También podrás ver que el concepto que analizamos hoy a veces se llama ground of action y a menudo se utiliza de una forma imprecisa como sinónimo de lawsuit, como en este ejemplo que nos da el propio Black’s:

There are four defendants in the pending cause of action.

Verás, incluso, que cause of action se emplea con frecuencia como equivalente de claim, y es verdad que son conceptos cercanos en la terminología procesal, pero no exactamente iguales.

Claim es un término algo más amplio que engloba todos aquellos hechos o situaciones que dan lugar a un derecho merecedor de la tutela judicial y que no solo incluyen hechos ilícitos o dañosos, sino derechos aún no reconocidos por ley.

Posibles traducciones

El diccionario de Javier Becerra nos dice que la traducción literal sería causa de acción y luego explica que conceptualmente serían los hechos base de la acción, o los hechos que justifican una acción judicial, o el motivo que otorga derecho a una persona a entablar una acción judicial frente a otra.

Nosotros no recomendamos la traducción literal en ningún caso, sino la segunda que ofrece Becerra y que es causa de pedir, o causa petendi (en latín) o, incluso, y en función del contexto, una traducción un poco más larga y explicativa como fundamento de la acción o de la demanda, que puede funcionar bien en algunas traducciones.

La mejor traducción para este término es la de causa petendi o causa de pedir, en español, y que el Tribunal Supremo definió en su sentencia de 7 de noviembre de 2007 (RC n.º 5781/2000) como «el conjunto de hechos esenciales para el logro de la consecuencia jurídica pretendida por la parte actora». Dicho de una forma menos enrevesada, el hecho o los hechos que permiten al actor (la parte que inicia un juicio) incoar (es decir, iniciar) el procedimiento judicial en cuestión.

No confundir con…

No debes confundir cause of action con lo que en español denominamos pretensión o petitum.

Si la causa petendi son los hechos que justifican que se interponga una demanda, el petitum (o pretensión) es lo que se pide en la demanda.

Lo explica muy bien Juan Damian Moreno en este artículo del blog Almacén de Derecho (aquí), del cual extraemos este fragmento y que, de paso, nos explica también lo que es la causa petendi:

Cada pretensión viene identificada por dos elementos que la caracterizan desde el punto de vista objetivo y que se condicionan mutuamente: el petitum y la causa de pedir («causa petendi»).

El petitum está integrado por aquello que finalmente se pide al juez como fruto del ejercicio de su derecho. En cambio, la causa de pedir («causa petendi»), está constituida por el título, la razón o el fundamento de la tutela que se solicita. La causa de pedir no está constituida por el motivo por el que se demanda sino por el estado de cosas en que se apoya el actor para solicitar la consecuencia jurídica de la que extrae la petición que dirige al tribunal y en definitiva la razón jurídica por la que el demandante pide la actuación de la ley a su favor.

Esperamos haberte ayudado a entender mejor esta vaca sagrada del Derecho procesal para que la próxima vez que lo encuentres puedas traducirlo con garantías.


Si quieres saber más sobre inglés jurídico o acceder a los mejores glosarios para la traducción jurídica, visita nuestra zona de recursos (haz clic aquí abajo).

 

2 Comentarios
  • Jesús
    Publicado a las 08:20h, 27 marzo Responder

    Muy interesante y bien explicado. ¿Y cuál sería el término anglosajón para pretensión o petitum?

Publica un comentario