¿Qué tiene que hacer un abogado para aprender inglés jurídico?

¿Qué te parece si te decimos que dedicando 15 minutos al día durante los próximos 10 días puedes mejorar de una forma sustancial tu inglés jurídico? Suena bien, ¿verdad? Pues, además, es cierto. ¿Quieres comprobarlo? Sigue leyendo.

No falla.

Todos los años por estas fechas nos planteamos lo mismo.

Voy a perder peso, iré al gimnasio tres veces por semana y me apuntaré a un curso de inglés jurídico.

Los buenos propósitos siempre nos acompañan. Pero no siempre se transforman en realidad.

Con lo de perder peso no podemos ayudarte, pero si lo tuyo es aprender inglés jurídico, lee esta entrada. Te daremos algunas ideas.

Por qué inglés jurídico

No es extraño que cada vez más juristas de habla hispana sientan la necesidad de dominar el inglés jurídico.

La lengua de los juristas anglosajones se ha convertido en la norma en el mundo internacional de los negocios y las transacciones financieras.

Dominar este lenguaje de especialidad supone una enorme ventaja competitiva. Puedes entender contratos, escrituras y otros documentos redactados en esta lengua.

Además, puedes trabajar con soltura con clientes internacionales y colaborar con colegas que trabajan en diferentes partes del mundo.

Los grandes despachos ya exigen que sus abogados puedan trabajar bien en inglés y los pequeños y medianos se dan cuenta de que deben hacer lo mismo si no quieren quedarse atrás.

Los cursos de inglés jurídico

La mayoría de los cursos de inglés jurídico que existen actualmente requieren una gran dedicación. Es decir, hay que dedicarles un montón de horas que la mayoría de los juristas de hoy en día no tienen.

Casi todos exigen que acudas a un centro determinado una serie de días por semana. Unas veces el horario es el que no nos vale y otras el centro está lejos de nuestro lugar de trabajo.

Por si eso fuera poco, muchos de los tutores que imparten estos cursos no suelen ser juristas y no entienden a fondo la jerga que tratan de enseñar. En muchos casos son nativos con muy buena intención, pero sus conocimientos de la materia son escasos.

Y, ¿cómo te va a enseñar un lenguaje tan complicado como el inglés jurídico alguien que no lo entiende?

Complicado, ¿verdad? Todo un coctel perfecto para que aprender o mejorar tu inglés jurídico resulte una prueba complicada.

Te proponemos algo diferente

Sabemos que no puedes dedicar muchas horas y que hacer un curso presencial no te vale. Tu vida ya es suficientemente dura, no queremos complicártela más.

También sabemos lo que necesitas: un curso práctico, fácil de seguir, con lecciones sencillas y muy concentradas. También necesitas profesores expertos y juristas que te ayuden a pasar al siguiente nivel.

Por eso hemos creado el mejor curso posible de inglés jurídico. Aquel que nos hubiera gustado hacer a nosotros hace algunos años.

En solo 10 días, dedicando unos 15 minutos al día, practicarás como hacía tiempo que no hacías y tu dominio del inglés jurídico dará un salto real.

Curso gratuito de inglés jurídico

En este curso gratuito de iniciación al inglés jurídico nos hemos centrado en los contratos. Vamos a ayudarte a entender y redactar uno de los documentos más utilizados en el tráfico jurídico internacional.

Te enseñaremos a reconocer las trampas más habituales del inglés jurídico que aparecen continuamente en los contratos. Aprenderás a evitarlas y tu comprensión de estos documentos mejorará enormemente.

No pierdas el tiempo, apúntate ya y comienza hoy mismo a mejorar tu inglés jurídico. Estamos preparando algo todavía mejor, pero, de momento, apúntate a nuestro curso gratuito y verás todo lo que podemos enseñarte.

Curso gratuito de inglés jurídico

Este curso estará disponible de forma gratuita solo hasta el 30 de septiembre.

Apúntate por 0 € haciendo clic: aquí.


Si prefieres leer un buen libro sobre inglés jurídico, échale un vistazo a nuestro ebook.

 

No hay comentarios

Publica un comentario