Los tipos de textos en la traducción jurídica

¿Te has preguntado alguna vez con qué tipo de textos trabaja un traductor jurídico? En esta entada hacemos un repaso a los más habituales y te explicamos para qué sirve saberlo.

Puede parecer algo innecesario, demasiado académico.

Pero conocer los tipos de textos a los que te vas a enfrentar te ayudará más de lo que crees.

Cada tipo textual tiene sus problemas y sus trampas. Si las conoces, sabrás cómo resolverlas y podrás producir una traducción de mayor calidad.

Nuestra admirada Anabel Borja Albi ha estudiado mucho esta materia. Lo que sigue está basado, en gran parte, en su trabajo.

El texto jurídico

La traducción jurídica consiste en la traducción de textos escritos, ya sea la traducción de un testamento, un contrato de compraventa o una ley.

Los textos jurídicos surgen tanto cuando se crea y se aplica el Derecho, como cuando se difunde o investiga. Las leyes y decretos, por ejemplo, crean Derecho y generan, a su vez, textos jurídicos.

Por su parte, los contratos y testamentos, entre otros, se encargan de aplicar el Derecho creado por las leyes y de recoger la voluntad de las partes que intervienen en ellos.

También se crean textos jurídicos mediante las revistas especializadas que estudian el Derecho y su regulación.

Para qué sirve esto

Tener un esquema claro de los diferentes tipos de textos jurídicos (tanto en inglés como en español), te va a ser muy útil en tu trabajo de traducción.

A la hora de enfrentarte al texto te vas a encontrar con múltiples problemas, no solo terminológicos, sino de equivalencias e interpretación. Para resolverlos, tendrás que adoptar diferentes estrategias de traducción y solventar cuestiones como la falta de equivalencias entre los diferentes ordenamientos jurídicos.

Una clasificación de textos jurídicos en ambos idiomas te va a permitir localizar textos paralelos (es decir, textos similares en forma y contenido, pero redactados originalmente en la lengua meta, en este caso, el español) y, así, te será más fácil comparar la terminología y la estructura textual de los documentos con los que trabajes.

Una clasificación

Los textos jurídicos se pueden clasificar desde diversos puntos de vista, o siguiendo diferentes criterios.

Aquí te vamos a explicar el criterio de clasificación que propone Anabel Borja Albi en el libro Estrategias, materiales y recursos para la traducción jurídica inglés-español (2007, Castellón de la Plana, Publicaciones de la Universitat Jaume I, Edelsa DL).

Según la autora, existen siete tipos fundamentales de textos jurídicos:

Tipo de texto Ejemplo
Documentos de aplicación del Derecho Contratos (contracts o agreements), escrituras (deeds), testamentos (last wills and testaments)…
Textos normativos Leyes (Acts), decretos (Decrees)…
Textos doctrinales Libros de texto (textbooks) y textos de explicación del Derecho…
Textos judiciales Sentencias (judgments), citaciones (summons)…
Jurisprudencia Sentencias recogidas en repertorios (law reports)…
Diccionarios jurídicos Legal dictionaries
Textos divulgativos Revistas jurídicas (law magazines)

Hemos colocado en el primer lugar a los documentos de aplicación del Derecho puesto que, en la práctica profesional, son los más habituales. La traducción de este tipo de textos constituye, podríamos decir, entre el 80 y el 90 % de los encargos que reciben los traductores jurídicos.

Este tipo de textos jurídicos (que puedes estudiar a fondo en el curso Traducción Jurídica Profesional) son, en general, muy complejos, tanto desde el punto de vista lingüístico como de contenido.

Partiendo de esta clasificación, y atendiendo a los documentos de aplicación del Derecho, se puede realizar otra subclasificación atendiendo a dos ramas fundamentales del Derecho.

  1. Documentos civiles
    1. Documentos de Derecho de familia: matrimonio, divorcio, etc.
    2. Documentos de Derecho sucesorio: testamentos.
    3. Contratos, poderes y el trust.
  2. Documentos mercantiles
    1. Documentos societarios: actas, estatutos de sociedades, etc.

Una sugerencia

Para terminar esta entrada, te dejamos un truco y un consejo.

Una de las cosas más útiles que puede hacer un traductor jurídico, especialmente cuando empieza, es crear su propio archivo de textos paralelos.

Si creas un Corpus personal de textos jurídicos y los clasificas según las categorías que te proponemos, te resultará más sencillo buscar textos paralelos cuando te enfrentes a un documento complejo.


Esta entrada recoge una pequeña muestra del contenido del curso Traducción Jurídica Profesional. Entra en la página del curso y descubre todo lo que puedes aprender con nosotros.

 

 

No Comments

Post A Comment