Todos sabemos lo que es la familia. Pero, ¿y el Derecho de familia? ¿Sabías que existe toda una rama del Derecho que regula estos asuntos? Si quieres saber en qué consiste y de qué materias se ocupa, lee esta entrada.

Por qué te interesa conocerlo si eres traductor jurado

El Derecho de familia es una de las partes más interesantes y menos conocidas del Derecho.

Las normas que lo componen regulan un montón de cuestiones de gran importancia para las personas, como las relaciones de parentesco, el matrimonio, el divorcio y un sinfín de asuntos relacionados con la custodia de los hijos menores de edad.

Con mucha frecuencia los traductores jurados manejan documentos como partidas de nacimiento, defunción, sentencias de divorcio, certificados de matrimonio o adopción.

Si traduces documentos de este campo, y muy especialmente si eres traductor jurado, debes conocer bien los principios básicos del Derecho de familia y familiarizarte con su terminología. De otro modo no podrás traducir con precisión documentos tan importantes y con tantas implicaciones jurídicas.

Qué son la familia y el Derecho de familia

Para el Derecho, la familia es una comunidad compuesta, al menos, por los cónyuges y sus descendientes, y en la que pueden participar otras personas unidas, bien por lazos de sangre, bien por el vínculo de sumisión a una misma autoridad.

El jurista Lacruz lo define como «el Derecho que regula las situaciones de cónyuge y pariente en cuanto a tales».

Su contenido abarca la regulación del matrimonio, la filiación, las relaciones de parentesco en sentido amplio, y las instituciones complementarias o subsidiarias de la familia, es decir, la tutela y la curatela.

El Derecho de familia se considera tradicionalmente como una rama del Derecho privado (el que se ocupa de las relaciones entre las personas) y, por tanto, de lo que denominamos Derecho civil. Sin embargo, presenta unas características propias que lo sitúan entre el Derecho público y el privado.

Sus reglas no se limitan a aspectos personales, sino que abarcan también las relaciones patrimoniales (económicas) que, con carácter inseparable, se derivan de las anteriores.

La comunidad familiar se traduce también en una organización económica, puesto que atiende a la satisfacción de las necesidades individuales con los recursos obtenidos por los diversos miembros de la familia.

Son especialmente importantes los efectos económicos que se derivan del matrimonio o el divorcio, como veremos en una próxima entrada.

 


Si quieres saber más sobre esta materia te recomendamos que te apuntes al webinario que impartirá Fernando para Asetrad el próximo 9 de marzo de 2017.

En él aprenderás lo fundamental del Derecho español de familia, el régimen económico matrimonial, las formas y procedimientos del divorcio, etc. Hablaremos también de los Derechos forales que en diferentes partes de España regulan de forma distinta estas materias y revisaremos algunos de los documentos que pueden llegar a la mesa del traductor.

Apúntate aquí: https://asetrad.org/formacion-presencial-y-en-linea/agenda-de-cursos/actividad/83

sabermas_banner