Cómo saber si puedo vivir de la traducción

¿Estás terminando tus estudios de Traducción? ¿Te asaltan las dudas sobre tu futuro? ¿No sabes qué hacer con tu vida? Es normal. En esta entrada te damos algunas ideas.

Estamos en esa época del año en la que muchas personas están a punto de terminar sus estudios de Traducción.

La mayoría de ellas empezaron el grado con mucha ilusión y grandes esperanzas. Lamentablemente, a lo largo de sus estudios se han ido encontrando con algunas personas (no vamos a nombrar a nadie) que han tratado de disuadirles.

Como somos traductores en activo y profesores de traducción, tenemos la oportunidad de hablar con mucha gente joven que ahora mismo se está haciendo estas preguntas.

¿Podré ganarme la vida con la traducción? ¿Será cierto lo que me han contado? ¿Merece la pena intentarlo?

Esos mensajes…

Los mensajes negativos a los que están expuestos los estudiantes de Traducción son demasiado frecuentes. Tal vez en tu país sea distinto, pero en España, por desgracia, es así.

Ideas como estas circulan por las aulas y algunos foros de Internet: «no es posible vivir de la traducción», «las tarifas son cada vez más bajas» o «desengáñate, se aprovecharán de ti», «ni lo intentes».

Queremos pensar que no es por mala intención, sino que, quienes dicen tales cosas no conocen más que la realidad de su pequeño mundo.

Pues, si alguna vez has oído o leído tales cosas, tenemos una buena noticia para ti: No son ciertas.

Somos legión…

El otro día tuiteábamos esto en un hilo abierto por nuestra colega Scheherezade Surià: Somos legión los que vivimos de la traducción.


Por cierto, te invitamos a leer su entrada Carta abierta al traductor principiante, porque no tiene desperdicio.

Solo en España debe haber varias decenas de miles de traductores profesionales que nos ganamos la vida honradamente con la traducción y algunos bastante bien. En todo el mundo debemos ser cientos de miles.

Hace un tiempo, nuestra buena amiga Alicia Martorell recogió algunos ejemplos en estos dos preciosos artículos.

Cómo saber si yo puedo…

Por desgracia, tenemos que darte una noticia no tan buena: Nadie lo sabe, hasta que no lo intenta.

Vivir de la traducción es posible. Sí, es posible. Incluso vivir muy bien de la traducción. Sí, has oído bien: es posible vivir muy bien de la traducción.

Se trata de una profesión maravillosa de la que vivimos miles de personas. Seguro que unos mejor y otros peor, pero la mayoría de nosotros no la cambiaríamos por nada del mundo.

Eso no quiere decir que sea fácil. Como todas las profesiones, tiene sus dificultades y cada persona se ha abierto camino a su manera.

Estamos bastante cansados de los mensajes negativos y falsos sobre la traducción que circulan por ahí. Por eso, seguiremos hablándote de ello durante las próximas semanas. Es posible que, si tenemos tiempo, hasta grabemos algún vídeo.

Queremos decirte que no estás solo, que no es tan difícil, que poder, se puede y que merece mucho la pena.

 


Si quieres saber cómo lo hemos conseguido nosotros, apúntate gratis a este taller. Te lo contamos con todo detalle.

 

4 Comentarios
  • Marcela
    Publicado a las 19:22h, 13 mayo Responder

    Hola, que motivador leerlos. Como ustedes, yo, gracias a Dios también vivo de la traducción y la interpretación, amo mi profesión, y si, si se puede vivir muy bien de ella.
    Ánimo a todos.

    • Traducción Jurídica
      Publicado a las 08:11h, 16 mayo Responder

      Hola, Marcela:

      Muchas gracias por tu mensaje. Efectivamente, el mensaje ha de ser positivo. Nosotros estamos convencidos de ello.
      Un abrazo,
      Ruth

  • C.
    Publicado a las 11:45h, 28 mayo Responder

    Buenos días:

    En primer lugar, quería daros las gracias por vuestro blog; me encanta leeros y todas las entradas me parecen de lo más interesantes.
    Yo soy traductora, y me encantaría dedicarme a la traducción jurídica. Hasta ahora he trabajado como traductora técnica, porque es el trabajo que me ha salido, pero el mundo de lo jurídico es el que de verdad me apasiona. El problema es que no sé cómo “get my foot in through the door”. Hice el curso de traducción jurídica en Cálamo&Cran, aprobé el ILEC, y después de estar cuatro años opositando al Cuerpo diplomático lo dejé para dedicarme a la traducción, pero estoy sacándome la carrera de Derecho por la UNED mientras trabajo.
    Aún con todo, no sé cómo iniciarme en el mundo profesional de la traducción jurídica porque no suelen pedir traductores in-house de esta especialidad (y si lo hacen, exigen años de experiencia), y porque no tengo apenas experiencia en este campo de especialización.
    ¿Tendríais alguna recomendación de cómo dar los primeros pasitos?
    Muchas gracias de antemano y un saludo.

Publica un comentario