¿Quieres dedicarte profesionalmente a la traducción jurídica o financiera, pero su terminología te crea una gran inseguridad? ¿Rechazas trabajos porque no entiendes del todo su contenido y te asusta cometer errores? ¿Quieres mejorar y ganar seguridad, pero no tienes a nadie que revise tus traducciones? Esta entrada te interesa. Sigue leyendo.