Pues sí, has leído bien, anti-embarrassment, es decir, una cláusula para evitar sentir vergüenza. Cuando pensábamos que lo habíamos visto casi todo en este mundo del inglés jurídico y financiero, nos encontramos con un documento en el que se habla de este tipo de cláusulas y, claro, no hemos podido resistir la tentación de investigar un poco y hablar de ellas en el blog.

La semana pasada, nuestra colega bloguera y traductora jurídica Juliette Scott tuvo la gentileza de publicar un artículo nuestro en su blog. El pasado día 13 se celebraba el Day of Multilingual Blogging y con ese motivo nos pidió un artículo en español. Como seguidores de Juliette y lectores asiduos de su blog, ha sido para nosotros todo un honor redactar este artículo y que nos lo haya publicado.

Comenzamos a estudiar hace algunos días las cláusulas limitativas de responsabilidad analizando el contexto legal en el que surgen y sus funciones. En esta entrada vamos a centrarnos en un tipo de cláusulas que, aparentemente, son las más sencillas dentro de este grupo: los disclaimers